miércoles, 23 de marzo de 2011

Big Love

Despedimos otra magnífica serie de la aclamada HBO, en esta ocasión a Big Love, la cual ha estado protagonizada por el matrimonio Henrickson; Bill, Barbara, Nicolette y Margene, mormones polígamos, seguidores de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y del "principio" de su profeta fundador Joseph Smith.

En cinco temporadas hemos ido comprendiendo, pero no compartiendo, cómo se forjó la familia Henrickson. Bill Henrickson fue expulsado en su juventud de Juniper Creek, una pequeña comuna polígama dirigida por el mafioso falso profeta Roman Grant. Rehizo su vida y se casó con Barbara con la que tuvo tres hijos, pero tras el cáncer de Barbara, que le impediría volver a tener hijos, recibió la revelación del principio polígamo, casándose con su segunda esposa Nicolette, hija de Roman. Margene llegaría tras una segunda revelación gracias a la cual se incorporaría a este singular matrimonio. El fanatismo y cerrazón de Bill, el miedo de Barbara a no alcanzar la vida eterna, la mezquindad de Nicolette y la ingenuidad de Margene harán el resto.

Muy en la onda de Los Soprano, Big Love es otra gran crítica de la sociedad estadounidense, centrada, en este caso, en la comunidad mormona del estado de Utah. El fanatismo religioso, encarnado en Roman Grant, su hijo  Alby,  y el propio Bill, capaces de cualquier cosa por perpetuar su particular versión de la religión, conocer el lavado de cerebro al que son sometidos los miembros de estas sectas, basado fundamentalmente en la amenaza de no satisfacer los deseos del "padre celestial", la captación de personas ingenuas que atraviesan malos momentos y que llegan a agarrarse a cualquier clavo ardiendo, como es el caso de la tercera esposa Margene y de, la casi cuarta, la serbia Ana, o el poder e influencia en la clase política de la iglesia mormona, hecho común en todas las religiones conocidas, son los temas de debate más atractivos de esta serie única en su temática.

3 comentarios:

So Young dijo...

Soy muy fan de 'Los Soprano', pero la temática de esta serie tira realmente para atrás...

Sergio H dijo...

Y en ocasiones da muchísima grima, lo reconozco, pero es que me trago todo lo que lleve el sello HBO.

desconvencida dijo...

Yo he tenido mis más y mis menos con esta serie, pero salvando mucho las distancias también tuve muchas veces la misma sensación con Los Soprano, hay cosas que no puedes comprender ni compartir ("moralmente", qué poco me gusta esta palabra) de las acciones de sus personajes.

En el caso concreto de Big Love supongo que todos los que la hemos visto (a mi me falta por ver la 4 y 5 temporada) tenemos una curiosidad un poco voyeur sobre cómo puede organizarse una familia polígama. Por cierto, has descrito muy bien las debilidades de sus protagonistas...

Publicar un comentario