domingo, 18 de noviembre de 2012

La Esquina

"Al alejarte de las drogas y darle la espalda a la esquina, tienes que enfrentarte a la vida. Y esta es la parte del viaje que nadie menciona cuando teoriza sobre tratamientos o recuperación o rehabilitación: al principio tú no ibas hacia las ampollas, sino que huías de esta misma vida que ahora tienes que descubrir y examinar. Tras pasar años perdido en la niebla química, has vuelto a donde empezaste; más viejo, quizá más sabio, pero aún enredado en los restos de lo que fue una existencia desgraciada. Tu cuerpo está limpio, tu mente clara. Pero nada de eso sirve de mucho cuando se depositan ante ti los pedazos de una vida rota. Sí, es cierto, tenías algunos problemas. Y allí están, esperando todavía tu considerada atención.

Las personas del palo y la zanahoria, las que solían hablar de estadísticas de arrestos y ahora hablan de tratamientos, no saben qué decirte sobre esto. Saben lo que no quieren que hagas. No quieren que tomes drogas, ni que vendas ampollas, ni que revientes coches aparcados y te lleves las radios. No quieren que robes a nadie o que mates a gente o les secuestres en sus coches de lujo cuando paran a echar gasolina. No quieren drogadictos y, de un modo abstracto, han demostrado su compromiso gastando miles de millones en impedir que seas un drogadicto.

Aparte de eso, no tienen gran cosa que decirte.

Así que bienvenido a una cultura que aún no ha encontrado un uso para ti o para los que son como tú. Esto es Estados Unidos, donde la zona oeste de Baltimore está aislada social y políticamente, donde el sistema económico ya no necesita a más del diez por ciento de la población, donde siempre habrá algunos para los que no solo un mínimo de éxito material es altamente improbable, sino que ni siquiera pueden aspirar a ser tenidos en cuenta. Naciste en Fayette y Mount, fuiste allí, y, en este momento, la única verdadera sorpresa es que hayas sobrevivido lo bastante como para desear algo más."

Extraído de "La Esquina" de David Simon y Ed Burns. Ed. Principal de los libros

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada