miércoles, 18 de noviembre de 2009

Nocilla Lab

"(...) y un día me encontré comiendo una rebanada de pan con Nocilla que ella misma me había preparado, y pensé en la fascinación que ejercía sobre mí toda esa pastosidad que se hormigonaba en mi boca, toda la antimetafísica que recorría aquella masa sin centro de gravedad definido en mi boca, toda aquella cosa marrón que sólo era espesa piel en una rebanada, superficie, apariencia, simulacro, lo que quieras, le dije a ella en aquel bar de una isla al sur de Cerdeña, y que era también residuo, excremento, conservantes y saborizantes que, por pura paradoja, generan vida,fue así, gracias a una rebanada de Nocilla, como llegué a renegar de la metafísica, como llegué a mi salto evolutivo, el verdadero salto, porque nuestros actos parecen analógicos, y probablemente lo sean, pero a efectos prácticos son digitales, van a golpes, a saltos de viñetas de cómic, de silencios que vamos dejando en medio para poder interpretarlos, saltos de bikini, dos piezas, arriba y abajo, como el silencio casi definitivo en aquel bar de una isla al sur de Cerdeña que era idéntico a otro de las Azores y al que habíamos entrado a comer algo, a ver pasar los barcos, a ver los papeles moverse entre los coches, a nada (...)"

Extraído de "Nocilla Lab" de "Agustín Fernández Mallo". Ed. Alfaguara

1 comentarios:

Rubén dijo...

ufff. yo no pude con el anterior, ya desde el primer momento se me atrevesó (ese pomposo 'postpoesía'). me pareció totalmente fallido y pretencioso. las semejanzas con david lynch y/o barry gifford se me antojaban más plagio que homenaje...

será cosa mía, porque lo ponen bien (y veo que ha fichado por alfaguara)

Publicar un comentario